jueves, 6 de agosto de 2009

Sus majestades satánicas


El próximo domingo es el día del niño. Y es increíble la cantidad de publicidad con la que bombardean a los nenes (y a los papás) principalmente desde los canales de televisión para chicos. Entre las niñas de la edad de Pequeña Lady, hacen furor las Princesas.
Las Princesas (se nombran así, como a un grupo, como decir Los Visitantes o los muchachos peronistas) no son otra cosas que todas las princesas protagonistas de los cuentos de hadas de siempre, pero puestas todas juntas en una mochila, unas zapatillas o unos chocolatines.
Tal vez se les ocurrió esa forma de renovar los cuentos de hadas... no, no creo. Debe haber sido por el merchandising. Admiro profundamente al cráneo que alguna vez, en una reunión en Disney, dijo "y como las ventas están bajando, bla bla bla, por qué no inventamos un nuevo personaje, con los que ya tenemos?" (Si, ustedes pensaron lo mismo que yo, como cuando en Tomy y Daly meten al perro para renovar, o como cuando le cambian el sombrero a la Stacy Malibú).
Y a partir de ahí se relanzaron las películas de siempre (Blancanieves, La Bella Durmiente, etc.), hicieron unas más nuevas, con los cuentos viejos (La Sirenita, La Bella y la Bestia), hicieron segundas y hasta terceras partes ridículas de los cuentos de siempre (desafío a cualquiera a encontrarle sentido a "La Cenicienta 3").
Y lo peor, es que todo eso vino acompañado de productos de princesas, que salen el triple que cualquier otro igual... bah, igual no, igual sin princesas.
Así es que en este día del niño tengo para elegir entre zapatillas de princesas, ludo de las princesas, memotest de las princesas, soga para saltar de las princesas y hasta bombachas y medias de las princesas. Con cada zapatilla de las princesas, se compran dos pares de las otras.
Igual, otro tema también será el por qué a las nenas les gustan tanto esas historias. Una chica que renuncia a lo más preciado que tiene (su voz) para estar con su enamorado (La Sirenita), una chica que tiene que dormir eternamente, hasta encontrar al amor de su vida (La Bella Durmiente), etc.
Hace un tiempo, tenía un libro en el que se explicaban todas esas historias, libro que lamentablemente fue prestado y jamás devuelto.
Por ahora, pese a que me bombardeen con naipes de las princesas y tazas de las princesas y celulares de las princesas, yo entiendo que esto es una república. Y punto.

12 comentarios:

Lic_jasper dijo...

alla en el super, yo siempre me pregunto lo mismo: cuando miercoles dejaran de vender esta mesada disney por algo con mas onda, o mas actual... o mas nuevo (?)

Thotila dijo...

Seee, uos craneos barbaros los tipos.
Es verdad, somos republica, tendriamos que sacar cartas de "presidentas", con Bachelet, Cristina... bueno, mejor no.
Lo peor de todo, es que las copias de estos productos, son truchisimas, los dibujos mal hechos, en poses de doble sentido (los libritos para pintar, copia de Disney, son terrribles).
Como siempre digo, ¡aguante la Tammy!, Barbie sudaca y gasolera.

Saludos

La Rusa dijo...

Siii, odio las princesas!!! Aparte viste que para nenas son personajes superpedorros? EStán estas trolas de las princesas, barbie (Barbie!!!! que tiene hasta películas!!!) Valentina (que ni siquiera tiene una película de fondo, es un dibujo hecho sòlo para merchandising) Kitty zafa (porque me recuerda a mi propia infacia/adolescencia, solo x eso) Y despuès vienen Winnie Pooh, los de Disney y algún otro que no me acuerdo...
Y uno cae y termina comprando...
Las peliculas de hoy dejan otros mensajes, mas del lado de los chicos: NEmo le enseña al padre a confiar en él y Chicken Little, mas o menos lo mismo. Eso es x la entrada de la psicología a los estudios de cine

Viejex dijo...

No rusa, eso es una estafa. Años bancandonos eso de "los mayores tienen razón" o "hay que respetar a los mayores" y ahora que somo grandes nos vienen con los derechos del niño?


No vale!!!




Ven lo que hacen con la confianza de la gente? Así este país se va a la mierda!

Anavril dijo...

Mal que no te devuelvan los libros prestados... a mi me paso, asique ahora no presto nada :-(

Yo no se, pero mi niña ahora esta fanatizada con Ben 10 y Buzz Ligthyear....¿¿?????

Carugo dijo...

Gran Lady(Y resto de las damas aquí presentes):
No quiero crear polémica en este ambiente sagrado pero Disney (corporación que me desagrada profundamente) no vive en una burbuja.
Coherentemente con lo que dicta el mundo actual, hace sus películas reforzando la idea que los mass media le otorgan a la mujer del siglo XXI:
No importa tu inteligencia. Tenés que ser es linda y en lo posible hueca y luego buscarte un tipo con guita para que te tenga en un castillo a cuerpo de rey y vos lo único que debés hacer es gastar su billetera, lucir tu bella figura con los trajes más caros que te puedas comprar.
Una mujer inteligente, que pone pasión por las cosas que hace, que día a día se supera para ser una excelente profesional, que encima lidia con las cosas del hogar, luchando a brazo partido en su trabajo para ser reconocida en una lucha desigual con el hombre, no vende...
Por eso, ojo al piojo con lo que les enseñan a sus gurruminas...

Acacia dijo...

Hmmmmm...Se me ha caido una estrella!!
Yo creía que tu nick se debía a un título nobiliario...
Qué bajón!

Pero me voy con aire de triunfo: yo conozco a las Princesas de cuando eran individuas 100%. Por estos lares y con el Guiye estoy haciendo un curso intensivo de maquinaria agrícola y demases: llámese Bob el constructor.

Acerbus dijo...

Hace ya tiempo también había leido los supuestos "significados ocultos" de los clásicos infantiles. No les creí mucho.
Me encantó la analogía con el sombrero de Stacy Malibú o con Poochie (el perro agregado a Tomy y Daly).

☀Pau☀ dijo...

Lo más notorio de la venta de Princesas es la compra de Princesas. Las nenas que siguen las historias más porque se las venden que porque las disfrutan (sin quitar mérito a que los personajes construyen delicadeza, dulzura y femineidad) compran objetos que no tienen nada que ver con las películas o el carácter de los personajes.
La mochila de la Sirenita, la soga de Blancanieves y el caño de escape de la Bella Durmiente no andaba por la cabeza Esopo, Andersen, Disney o quien fuera que las creó.

nadasepierde dijo...

Capaz pasa que es lo primero que aparece en el inconsciente general. Y nosotras madres, lo hemos alimentado, con el librito, las figuritas, las peliculas, el disfraz, la cartuchera....
no sé en que parte se enganchan las nenas.
Me parece que ultimamente aparecieron algunas historias un poco diferentes, como la de Lalo y Stich, o las de Shrek.... estas ultimas me encantaron, parece el anti-cuento de hadas, y aparte son tan graciosas!
Pero en definitiva, ellas consumen lo que las madres les damos.
A mi lo primero que me dieron, o que agarré, que me acuerde, fue Sandokan...de ahi en mas soñé con un pirata y me dije que mi primera hija se iba a llamar MAriana, como la novia.... hoy MAriana tiene 20 años!!!!

un beso

FormenteraLady dijo...

condicionamiento? naaahh!
muerte a los publicitarios!
me causó lo del "caño de escape de la Bella durmiente" que dijo Pau jjajjaaa

Gran Lady dijo...

Lic: Será cuando dejen de hacerle tanta publicidad?

Thot: Créase o no, cuando Pequeña Lady ve a Cristina, dice que parece una princesa...


Rusa: ¡Aguanten los pingüinos psicóticos de Madagascar!

Viejex: Lo mismo digo... y los derechos de los padres, para cuándo?

Ana: Mi niña estuvo fanatizada un tiempo con Cars. Y cree, en serio, que su noviecito del jardín es el Hombre Araña.

Carugo: 100% de acuerdo con usted. Mi niña ve esas peliculas, pero crece rodeada de mujeres independientes y trabajadoras. Casualmente (o no) mi círculo más cercano es de mujeres independientes.

Acacia: Y nosotros les mandamos a las Holandas una princesa de verdad... jajaja

Acerbus: Esa analogía de los cuentos da para escribir algo profundo. ¿no se anima usted?

Pau: Pequeña Lady tiene un cepillo de dientes a pila con la cara de la Cenicienta. No es un caño de escape, pero casi. Al menos el ruido que hace es igual.

NsP: Y a veces las madres damos porque las niñas piden porque otras madres dan a otras niñas, en un círculo vicioso sin fin.

Lady: Y a veces la mejor publicidad es el "boca a boca" como cuando dice "quiero las zapatillas de la bella durmiente como las que tiene Pepita."